VITAMINAS:

¡Señor Mío y Dios mío! Jesús le dijo: -¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto. Juan 28-29   ||   EVANGELII GAUDIUM   ||   Jesús no es un profesor que habla desde la cátedra, sino que está en medio de la gente y se deja tocar para que se curen. SS Francisco   ||   "El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan -para nosotros- es fuerza de Dios." 1 Cor 1,18   ||  
  • Madre Gabriela

    Madre Gabriela del Amor Crucificado, nació el 28 de febrero de 1977 en Bucaramanga, Colombia. Sus padres, Mario Delgado y Alix Aldana, miembros del Opus Dei, le brindaron una excelente educación religiosa y moral. Luego de estudiar con las Religiosas Franciscanas de María Auxiliadora en el colegio de la Santísima Trinidad en Bucaramanga, ella comenzó en 1996 una carrera Universitaria de Diseño Gráfico y se integró en la pastoral juvenil de la Arquidiócesis, con una activa participación en el Movimiento Universitario Católico. En su tercer semestre de estudios, luego de un encuentro personal con el padre Antonio Lootens, decidió en 1997 entregar sin reservas su vida al servicio del Señor, dentro de la comunidad de las “Ermitañas Eucarísticas del Padre Celestial”, fundada por el Padre Antonio, y se integró al equipo de Ermitañas dedicadas a los medios de comunicación.

    En su corazón brotó luego el deseo de iniciar una comunidad dedicada más exclusivamente a los medios de comunicación social, ya que como Ermitaña, sus horarios y estilo de vida limitaban el apostolado comunicador.  Este anhelo fue acogido y apoyado por el Padre Antonio Lootens, en el año 2004 con la fundación de un grupo de hermanas, lideradas por la Madre Gabriela, que tomaron el nombre de “Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial” (“CEPC”) y se propusieron ser “contemplativas en acción” en cuanto que, en las madrugadas y en las noches “suben a la montaña a solas para orar”, pero “durante el pleno día pregonan, desde los tejados de las antenas de TV y Radio- lo que Jesús les ha dicho al oído de noche" (Cf. Mt 10:27) con el fin de convertirse en una “presencia amiga para quien busca al Padre” (MJC 2000). Y desde entonces la Madre Gabriela y su comunidad CEPC se dedican desde Cali a sus tareas comunicadoras.